Un canto a la vida, la superación y la esperanza

El desorden de los sentidosEl blog Inserción Social promovido por Obra Social Caja Madrid sobre Apoyo a la integración social y laboral, ha dedicado un post a “El desorden de los sentidos“. El texto, parte de la entrevista que realizó a nuestro director Alejandro G. Salgado para contar la historia que plasma el documental. Pero además se detiene en las barreras que ha tenido que superar un proyecto como el nuestro, que aborda una realidad diferente con el objetivo entre otros de reivindicar la desaparición de la invisibilidad social de la discapacidad.

Desde La Maleta nos alegra que “El desorden de los sentidos ” tenga un hueco en este espacio de difusión de contenidos de apoyo a la integración:

http://www.insercionsocial.com/accesibilidad/el-desorden-de-los-sentidos-un-canto-a-la-vida-la-superacion-y-la-esperanza/

Anuncios

Ideas vs Rentabilidad

Ponemos fin a la sección veraniega de ‘Reflexiones en la piscina’ antes de ver como las primeras hojas del otoño flotan en el agua. Para un cierre tan especial considero completamente necesario acercaros a un miembro del equipo de ‘El desorden de los sentidos’ que ha aportado su trabajo y esfuerzo al proyecto desde el principio, Alejandro Blesa.

A pesar de que no pudo sumarse al viaje hacia Santiago de Compostela, su labor silenciosa se centró en facilitar todo lo posible ese viaje, luchando contra nuestros propios molinos de viento. Pero mejor os dejo con él:

Pregunta: ¿Cuál ha sido tu labor desde el principio?

Respuesta: Mi función en el proyecto ha sido la búsqueda de financiación a través de distintas vías para complementar al presupuesto aportado por La Maleta: instituciones públicas, empresas y fundaciones privadas y una campaña de crowdfunding o microfinanciación. En el desarrollo de estas tareas he contado siempre con la colaboración del resto del equipo. Realmente, puedo decir que el proyecto y su equipo me han aportado mucho más a mí que yo a ellos.

P: ¿Qué te interesó del proyecto?

R: Lo que más me llamó la atención del proyecto fue la conjunción de diversos factores ya interesantes de por sí: la historia de superación de sus dos protagonistas, el papel que juega el deporte y el entorno natural en el que se desarrolla. También me interesó mucho la original perspectiva desde la que querían abordar la historia. Esta suma de elementos convierten al ‘Desorden de los sentidos’ en un proyecto muy completo y con atractivos a distintos niveles que a buen seguro se verán reflejados en el documental resultante.

P: ¿Cómo se ha desarrollado tu labor? ¿Te has encontrado con problemas?

R: Me he (nos hemos) encontrado con muchos más problemas de los previstos inicialmente para obtener resultados positivos de este trabajo. Sabíamos que la crisis económica iba a dificultar la búsqueda de financiación a través de aportaciones de empresas tanto públicas como privadas, pero no imaginábamos que íbamos a encontrar una respuesta tan negativa y generalizada, sobre todo teniendo en cuenta el atractivo del proyecto, su dimensión social y el humilde apoyo que solicitábamos. La realidad es que el apoyo logrado se ha traducido fundamentalmente en aportaciones en especie y que el complemento económico ha venido realmente a través de los mecenas que han colaborado con el proyecto a través de la campaña de crowdfunding. La conclusión es clara: corren malos tiempos para la lírica. Y en tiempos así, la lírica sobrevive gracias a grupos de personas que trabajan por amor al arte como los que han impulsado ‘El desorden de los sentidos’. Mientras tanto, esperemos tiempos mejores con una sonrisa en la cara, las manos ocupadas y la mente imaginando nuevos proyectos.

P: ¿Cómo has vivido el desarrollo del proyecto y el viaje por el Camino?

R: Aunque no pude viajar junto con el equipo y presenciar el rodaje del documental, seguí a diario su progreso gracias al blog del proyecto, donde se publicaban entradas diarias sobre las peripecias tanto de los protagonistas como del equipo y fotografías que me enseñaban todo lo que no podía ver.

P: Unas palabras para los seguidores del Blog.

R: A los seguidores del blog y de las redes sociales, a los mecenas, y a todos los amigos de ‘El desorden de los sentidos’ no puedo más que dedicar palabras de agradecimiento y asegurar que el estreno del documental supondrá un éxito del que todos y cada uno de ellos son responsables.

Entrevista con Javier Pitillas

Tras las jornadas del viernes y el sábado hemos recorrido la mitad de nuestro viaje. Hay tantas cosas por contar y tan poco tiempo para hacerlo sin dejar de vivirlas que no quise desaprovechar la oportunidad de hablar con Javier Pitillas sobre accesibilidad en el Camino de Santiago. Para hacerlo acompañé a Juanjo y Alejandro al polideportivo municipal de Sahagún.

Pitillas nos recibe en su tiempo de descanso, mientras escribe una nueva entrada de su blog; atiende a los vecinos que se acercaron a hablar con ‘Discamino 2012’; evita que Gerardo rompa más una de sus zapatillas de deporte, etc…

Pregunta: ¿Cuántas veces has realizado el Camino de Santiago?

Respuesta: (resopla) Unas 20 veces. Cuatro de ellas las realicé con Gerardo que ya tiene planeado un calendario para hacerlo los próximos diez años.

P: ¿Piensas que el Camino es accesible para las personas con discapacidad?

R: No es totalmente accesible. Es cierto que mejora poco a poco, pero queda mucho por hacer.

P: ¿A qué problemas se enfrenta una persona con discapacidad?

R: Lo primero es que las personas con discapacidad no pueden ir por el Camino, por lo que tienen que hacer el recorrido por carretera. Eso no sería un problema, pero en algunos tramos hay que circular por autovías o por carreteras que tienen un arcén demasiado pequeño. Además hay muy pocos conductores que respeten el metro y medio de distancia establecido, por lo que ponen en juego la integridad física de los peregrinos.

P: ¿Y con respecto a los finales de jornadas?

R: Faltan albergues accesibles y, aunque parezca menos importante, tampoco hay baños accesibles: duchas estrechas y con suelos resbaladizos; baños sin barandillas… Con respecto a tiendas y bares hay muchos que tienen escalones y que no disponen de rampa de acceso.

P: ¿Cómo se podría cambiar esta situación?

R: Hay que hacer que la gente vea esa necesidad. Hay muchas personas que desgraciadamente no realizan viajes como el nuestro por falta de lugares accesibles. Sus familias tienen miedo y lo ven como algo peligroso. Eso no debería ocurrir.